Comentario de Textos II

Carácter: Obligatorio
Área: Investigación, Docencia y Difusión
Créditos: 8
Número de horas: 4
Ubicación: 2do. Semestre

Objetivos

En sentido estricto y atendiendo a su etimología, comentar significa explicar, c1arificar, hacer más accesible y comprensible el contenido de un texto. Pero comentar un texto histórico implica una forma específica de explicar, que va más allá de una mera exposición espontánea y que requiere de la aplicación de ciertas nonnas de carácter técnico que hacen del comentario una vía para alcanzar el conocimiento histórico.
El hecho de afirmar que un texto histórico o historiográfico requiere de una explicación más amplia, nos está indicando que un discurso escrito presenta distintos tipos de dificultades para su comprensión cabal, que pueden ser de muy diversa índole, ya sea por razones de orden lingüístico, contextual, de composición formal, o por dificultades de contenido, lo cual hace necesaria una explicación más detallada y en ocasiones minuciosa de todos aquellos pasajes que resulten obscuros. El comentario entonces, será ese conjunto de explicaciones complementarias del texto que nos permita su comprensión plena.
De acuerdo con lo anterior resulta claro que el comentario de textos es un instrumento de gran utilidad para el historiador y es esa, justamente, la razón por la que este curso se imparte al estudiante de historia.

Los textos que habrán de comentarse en este curso proceden de la etapa que se ha caracterizado como periodo de la Conquista de Mexico, (la Conquista Militar en el primer semestre y la Conquista Espiritual en el segundo). El texto fundamental que se trabaja en el primer semestre se elige de entre las diversas crónicas oficiales o las distintas relaciones de méritos y servicios escritas por los propios soldados que narran los hechos de armas y nos permiten estimar con mayor viveza la liga cultural y emocional del autor con esa realidad histórica y con su forma de comunicarla. EI texto correspondiente al segundo semestre es una selección de capítulos tomada de cualquiera de las crónicas provinciales producidas por las órdenes mendicantes (franciscanos, dominicos o agustinos), cuyos contenidos informan sobre los inicios del proceso de evangelización, sus obstáculos más visibles y sus logros más señalados.

EI interés específico en ocuparnos de esta etapa es porque marca el inicio de una época de radical significación en la formación de México como entidad histórica. Por las características propias de una circunstancia de violencia, por el choque entre dos culturas profundamente distintas, por las severas dificultades de comprensión entre una y otra, por el surgimiento a partir de ese choque de una sociedad de rasgos nuevos respecto de las dos partes en conflicto, los documentos surgidos durante ese periodo son muy ricos en posibilidades de investigación, de análisis y de interpretación que, por una parte, permiten mostrar con elocuencia las posibilidades del comentario de textos; y por otra, una aproximación al proceso histórico mismo que en muchos aspectos sigue siendo objeto de discusión y de revisión conceptual

No cabe duda de que los rasgos que caracterizaron al proceso de conquista y las primeras etapas de colonización, están presentes desde los primeros momentos en que las huestes expedicionarias españolas penetraron en los territorios que más tarde habrían de denominarse genéricamente como Nueva Espana. Esos rasgos han sido objeto de demoledoras condenas lanzadas por un sector de la historiografía, o de justificaciones y aún aplauso por parte deotro sector. EI enjuiciamiento que de diversas formas se ha hecho de las acciones de los conquistadores no ha estado exento, en determinados casos, de una fuerte dosis de pasión que lejos de clarificar los hechos, los ha deformado y obscurecido al convertirlos en bandera ideológica y en arma favorable u ofensiva de ideologías específicas que poco o nada tienen que ver con el verdadero desarrollo de aquéllos acontecimientos.

Por fortuna no toda la historiografía de la conquista se encuadra solo en estas dos posiciones. También existen interpretaciones que, acudiendo a una investigación concienzuda y desde una perspectiva que rechaza por maniqueas las actitudes mencionadas, han logrado ofrecer una imagen equilibrada y confiable que explica, no enjuicia, la empresa conquistadora. Independienternente de la perspectiva que se elija al emprender el estudio sobre la conquista, el acercamiento a las fuentes primarias, a los textos producidos por los autores del fenómeno, resulta un material de consulta obligada. De ellas habrá de obtenerse la información que alimente nuestro propio criterio y que nos permite, en un primer momento, precisar cuando estos testimonios originales ratifican o rectifican las afirmaciones que en la historiografía se han hecho respecto de ellos, para después, desde nuestra personal perspectiva, ofrecer alguna posibilidad al menos de reelaboración de la historia.

Generalmente cuando se analizan las acciones de los conquistadores se olvidan dos hechos fundamentales que a nuestro juicio constituyen la única perspectiva que les es verdaderamente propia; se trata del hecho de ser, en principio españoles; y además españoles de una España en tránsito que si bien ha entrado en muchos aspectos a la modernidad, en muchos otros conserva rasgos manifiestamente medievales. Estos dos factores frecuentemente olvidados en los estudios sobre los conquistadores son, a nuestro modo de ver, quiza la veta más rica para comprender y en consecuencia explicar tanto la obra desarrollada por ellos como el contenido de la vasta información que consignaron.

Se enseñará al alumno la metodología necesaria para realizar el comentario de textos, la cual deberá aplicar el análisis de documentos especéficos. En esta forma se pondrá al alumno en posibilidad no solo de ejercitar esta técnica, sino además, y esto es quizá de mayor importancia, obtener el conocimiento histórico contenido en los textos, gracias al cual podrá delimitar y asumir una temprana actitud individual frente a esa etapa, cuya concepción se verá enriquecida por su personal interpretación. Paralelamente, el curso permitirá desarrollar en el estudiante el interés por la investigasión y familiarizarlo con la actitud que con más precisión define al historiador, es decir, aproximarse a los documentos desde una posición interrogante que permita extraer del texto toda la información que este pueda ofrecer para enriquecerla desde su propia perspectiva hermenéutica

Contenido temático

Tema: La conquista espiritual.
1. El concepto de “Comentario de Textos”.
2. El método del Comentario de Textos:
2.1. Definición de las áreas de análisis:
2.1.1. ¿Qué dice el texto?
2.1.2  ¿Cómo se expresa e texto?
2.1.3. ¿Por qué dice el texto lo que dice?
2.1.4. Lo que no dice el texto.
3. Proposición de textos específicos.
4. EI análisis interno deltexto:
4.1. Las formas de lectura:
4.1.1. Lectura comprensiva.
4.1.2. La lectura pormenorizada.
4.2. La elaboración del esquema de contenidos:
4.2.1. Fecha y autor (cuando existen).
4.2.2. Establecimiento de género y tipode documento.
4.2.3. Definición de términos confusos.
4.2.4. Esclarecimiento de fórmulas vagas (su valoración y sentido).
4.2.5. Registro de alusiones históricas, geográficas y a personajes.
4.2.6. Determinación de las diferentes ideas.
4.2.7. Precisión y delimitación de los temas.
4.2,8. Fijación de las ideas que denoten la intencionalidad del texto.
5. La investigación complementaria:
5.1. Determinación de elementos externos al texto:
5.1.1. Situación:
5.1.1.1. Caracterización circunstancial.
5.1,1.2. Caracterización como proceso histórico.
5.1.2. El autor (cuando existe):
5.1.2.1. Rasgos caracterológicos.
5.1.2.2. Rasgos ideológicos.
5.1.2.3. Intencionalidad.
6. Estructuración del comentario:
6.1. Desarrollo por selección temática.
6.2. Desarrollo paralelo al texto.
6.3. Conclusiones (Significación).

Técnicas de enseñanza-aprendizaje que se sugieren

En realidad el sistema de trabajo puede sintetizarse en tres fases subsecuentes: en la primera se establece un marco teórico que explique tanto la idea de contenido del curso como los conceptos que constituyen el esquema metodológico que habrá de aplicarse. En esta fase el profesor en una estrecha relación con los alumnos, conducirá el proceso de enseñanza-aprendizaje hacia la fijación de los conceptos que explican, tanto la noción general del cornentario de textos, como la metodológia que habrá de manejarse.

En una segunda fase, y clarificados ya los pasos que habrán de seguirse en el comentario, se procede a los primeros ejercicios que preparen al alumno a un trabajo de mayor profundidad. Estos ejercicios consisten en la aplicación de las primeras etapas metodológicas a breves párrafos, hasta que los alumnos muestren haber comprendido el procedimiento de trabajo. Lo que se mide concretamente es la ejecución de los dos tipos de lecturas y la precisión para determinar ideas y temas de un texto.

La tercera fase de desarrollo se realiza sobre el texto definitivo que habrá de comentarse durante las clases siguientes a lo largo del curso. En este texto de mayores dimensiones, se llevarán a la práctica todos los otros pasos metodológicos que exige el comentario, procediendo desde los primeros párrafos a la elaboración del esquema de contenidos y la delimitación de los campos a investigar, que constituyen los elementos externos al texto. En esta parte del curso la participación del profesor y los estudiantes difiere de las dos fases anteriores: los alumnos ya no harán su trabajo de explicación del texto solamente durante la c1ase sino que ahora, marcadas las líneas de investigación complementaria, deberán acudir a la bibliografía que los ayude a enmarcar históricamente al documento y a interpretarlo con creciente eficacia. EI profesor por su parte, no se limitará a la conducción de los a1umnos en el terreno conceptual, sino que contribuirá a la forrnación de ese marco histórico aportando los conocimientos de los que carece el a1umno y que por limitaciones de tiempo, tampoco podrá adquirir durante el curso. No bastarían, por ejemplo, breves lecturas generales sobre 1a España de los Reyes Católicos para que el estudiante pueda percatarsede la diversidad de factores provenientes de un pasado remoto que caracterizan al español del siglo XVI. Pero tampoco sería posible exigir al alumno 1a investigación de esos factores a lo largo de un curso anual por lo tanto son esos elementos caracterológicos y culturales profundos, necesarios para la interpretación del texto, los que el profesor debe aportar contribuyendo así a una cornprensión más plena del documento.

Procedimiento de evaluación

Dado el sistema de trabajo, la evaluación fundamental se deriva de la participación que el alumno tenga en clase. Sin embargo, para tener control de las lecturas complementarias, también se pide al alumno una breve reseña de las fuentes bibliográficas que consultó. Finalmente los alumnos presentan por escrito un trabajo de comentario sobre el texto completo que se analizó durante el curso.